las aspiradores para luchar contra los ácaros

Al menos 3 millones por cama, 10.000 por grano de polvo. Su vida es limitada, ya que mueren después de 6 semanas. Sin embargo, los ácaros del polvo se reproducen constantemente y, si no se adoptan las medidas necesarias, pueden convertirse en una grave molestia.

De hecho, prefieren los tejidos, los lugares cálidos y ligeramente húmedos. Toallas, sábanas, colchones, sofás, peluches, cortinas y, por supuesto, alfombras... Todo lo que retenga polvo se convertirá en su acogedor nido. Se alimentan de piel muerta, pelo y fibras alimenticias. Hasta aquí, nada de lo que alarmarse: es perfectamente normal tener ácaros en casa. No es estrictamente una alimaña.Lucha contra los ácaros del polvo

El problema es que causan hasta el 44% de las alergias domésticas. Los humanos son especialmente sensibles a sus excrementos. Una casa con una población de ácaros mal controlada puede convertirse en un lugar infernal. Enfermedades respiratorias, oculares, cutáneas... Si los síntomas se multiplican en su casa, es hora de tomar medidas para limitar su población.

Índice

    Algunas medidas para combatir los ácaros del polvo

    Aunque es aconsejable empezar con linóleo, vinilo, baldosas y parqué en lugar de moqueta, hay otras soluciones menos restrictivas. El ácaro tiene un enemigo supremo: la aspiradora. Por un lado, el aspirador se deshace del polvo, en el que el ácaro es como un gallo. Por otro lado, suele hacer calor. Los ácaros del polvo mueren cuando se exponen a temperaturas superiores a los 55 grados.

    Como les gusta el aire cálido y húmedo, ventile los dormitorios y el salón durante al menos 30 minutos, independientemente de la estación del año. Tenga en cuenta que los ácaros proliferan sobre todo en invierno, cuando la casa está más caliente y el aire se renueva menos. Controlar la hidrometría de tu casa es clave, al igual que la temperatura.

    Limite la temperatura de su casa a 18 o 19 grados: esto también es aconsejable para nuestra salud, ¡por no hablar de la factura energética! Por debajo de 20 grados, el ciclo reproductivo de los ácaros del polvo se reduce considerablemente.

    Si tienes una alfombra, aspírala al menos dos veces por semana, y no te olvides de las esquinas. Cuando limpie, utilice un spray de limpieza de alfombras. Forma una espuma que se seca y solidifica, capturando los ácaros del polvo alrededor de la fibra. A continuación, basta con pasar la aspiradora para dejar la alfombra impecable.

    En cuanto a la ropa de cama, pasa siempre las sábanas por la lavadora a 60 grados o más, y no las vuelvas a poner hasta que estén completamente secas. Lo ideal, si es posible, es lavar la almohada y el edredón una vez al mes. Los acaricidas, que son relativamente eficaces, pueden usarse para tratar su colchón aproximadamente una vez al mes; no funcionarán si no ha seguido las instrucciones anteriores.

    Nueva generación de aspiradores contra los ácaros

    Como hemos dicho, los ácaros anidan en el polvo. Pasar la aspiradora por el dormitorio y por debajo de la cama con regularidad ayuda a reducir la población de ácaros del polvo; algunas aspiradoras son especialmente eficaces para ahuyentarlos.

    El peligro de una aspiradora convencional es que arrojará algunos de los ácaros del polvo -especialmente los huevos de los ácaros del polvo- a través del filtro porque son lo suficientemente pequeños como para pasar a través de la malla. La nueva generación de aspiradores no deja pasar ningún ácaro, lo que garantiza un aire limpio después de la limpieza.

    Es el caso de las aspiradoras Dyson, por ejemplo. Están optimizados para luchar contra todos los alérgenos, incluso los que se le escaparían a una aspiradora convencional: polen, ácaros, partículas... Los ingenieros de Dyson han estudiado esta cuestión y la han convertido en el núcleo de los diseños de sus productos desde 2015. El superventas de la marca, la Dyson DC33 Origin, es un buen ejemplo.

    Una palabra clave: sellado. Las partículas capturadas por el aspirador no salen en absoluto y se evitan las fugas de aire en la máquina. Gracias a un sistema denominado "ciclón", casi todo el polvo, los ácaros y la suciedad se separan del aire. La fuerza centrífuga se utiliza para eliminar las partículas más pesadas. El aire que desprende la máquina es perfectamente puro, a diferencia de los modelos convencionales.

    Puede consultar nuestra guía de compra para encontrar el aspirador sin bolsa adecuado para usted. También hemos elaborado una comparativa de las mejores aspiradoras sin bolsa, mostrando los mejores productos disponibles en el mercado actual.

    Filtros de aspiradora y accesorios para combatir los ácaros

    Si ya tiene una aspiradora y no piensa cambiarla, algunos accesorios pueden ayudarle en su guerra contra los ácaros.

    Los filtros H.E.P.A. se colocan en la salida de aire de su aspiradora. Son lo suficientemente finas como para capturar las partículas de los ácaros y los residuos, incluidos sus excrementos, a los que todos somos alérgicos en cierta medida. El aire que expulsa el aspirador ya no redistribuye el polvo que intentaba eliminar.

    Para los que les gustan las soluciones naturales, puede hacer huir a los ácaros poniendo unas gotas de aceites esenciales en el filtro de su aspiradora. Se sabe que el eucalipto, la lavanda y la menta tienen buenas propiedades. Actúan como un repelente natural no sólo contra los ácaros del polvo, sino también contra todo tipo de alimañas. Adiós cucarachas, moscas, pulgas...

    No olvide limpiar el filtro de su aspiradora regularmente. Hemos redactado una guía que le explicará los beneficios -y los pasos- de este importante reflejo para la higiene de su hogar.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Visualidad, Política de privacidad y Cookies. Si continuas navegando aceptas su uso. Más información